miércoles, 2 de junio de 2010

Régimen cobarde

El Gobierno de Raúl Castro ha comenzado a acercar a los primeros prisioneros políticos presos en cárceles a sus lugares de origen. Según fuentes del arzobispado de La Habana “el Gobierno les comunicó oficialmente anoche el traslado de seis de ellos de los penales de máxima seguridad donde cumplen sentencia”. Se dice que este paso podría ser el preludio de otras medidas como la hospitalización de los presos enfermos o la excarcelación de algunos de ellos, según lo acordado por las autoridades con la Iglesia Católica como parte de un "proceso" para mejorar la situación de los presos.

Pues bien, “bienvenido sea este paso”, pero creo que este no se tendría que darse porque la situación tan grave que se vive en Cuba tampoco tendría que estar sucediendo.

Que hoy en día aún sigan existiendo presos políticos, me parece lamentable. Es más, que no se les hospitalice cuando están enfermos, es otra de los argumentos que definen el respeto por los derechos humanos que el régimen cubano posee.

El derecho de expresión es un derecho fundamental que lo garantiza el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y amparado por todas las constituciones de los países democráticos. No obstante, como en todo en esta vida, la libertad de expresión también tiene sus límites: pero solo, cuando ésta“daña o altera” otros valores o derechos.

Sin embargo, en el caso de los presos políticos, con su libertad de expresión o de información -porque no olvidemos que hay muchos periodistas que son considerados y tratados como presos políticos en Cuba - estos “no dañan ni alteran los valores o los derechos”, sino al contrario, expresan y dan su opinión sobre las injusticias y prohibición de derechos humanos que el régimen cubano ampara y apoya, “sin utilizar la violencia”.

Considero que el régimen cubano es debil y cobarde. Siempre es más fácil, y sencillo, pero también de cobardes, “encarcelar” o “tapar la boca con amenazas” a todos aquellos y aquellas que van en contra de sus principios e ideas. ¿Por qué dejarlos libres para que hablen y se expresen?

Desde aquí, todo mi apoyo a los presos políticos cubanos, y como no, mi defensa a la libertad de expresión e información.
Si hoy estuviese en Cuba, ya sería una presa política más.

2 comentarios:

  1. Soy Cubano y se agradece que se difundan este tipo de injusticias que mis paisanos viven allá en Cuba. Yo tuve que salir de mi país y no he podido volver. El régimen como bien usted dice es cobarde, y muchas mujeres de presos políticos, damas blancas, luchan porque sus maridos puedan estar en libertad.

    ResponderEliminar
  2. "Considero que el régimen cubano es debil y cobarde. Siempre es más fácil, y sencillo, pero también de cobardes, “encarcelar” o “tapar la boca con amenazas” a todos aquellos y aquellas que van en contra de sus principios e ideas. ¿Por qué dejarlos libres para que hablen y se expresen?"

    ¿Sabes que Otegi está encarcelado en esta España democrática por lo mismo que los disidentes cubanos?

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails