jueves, 15 de abril de 2010

Pon un coach en tu vida

Antes de nada, adelantaros que escribo este post con todos mis respetos a los profesionales del coaching y de la psicología, dado que sé que es aventurado escribir algo sobre coaching o psicología cuando no soy experta ni profesional en ninguna de estas materias.
Con este post, simplemente pretendo exponer lo que pienso sobre estos campos y sus profesionales, entre otras cosas, que "todo el mundo debería poner un coach en su vida”. Comienzo.

La demanda por parte de las empresas y personas de coaches cada vez es mayor. Un coach (entrenador), es capaz de convertir los sueños que persiguen muchos ejecutivos, directores, brokers o cualquier otro profesional en realidad.

He de reconocer que cada vez que pienso en coaching o coaches, no puedo evitar reirme por la mentalidad que tiene la sociedad. Me explico. Hace diez años, e incluso actualmente, comentarle a tus más íntimos que ibas al psicólogo o psicoterapeuta, parecía ser tabú: era tabú. Sin embargo, hoy en día, muchas son las personas que se consideran más importantes, y alardean de tener un coach personal, cuando realmente, un coach es lo mismo que un psicólogo, psiquiatra o terapeuta. Es decir, todos son profesionales que orientan a las personas para que estas logren conseguir aquello que quieren frente a los obstáculos que se les presentan en el camino. Profesionales que orientan y ofrecen varias salidas para que la persona logre lo que quiere, supere aquello que le paraliza para conseguir lo que desea.

Como en otros campos o sectores, creo que los factores que han influido en que sea tabú decir que uno va al psicólogo o psiquiatra (médico y psicólogo) son entre otros, los factores culturales y los estereotipos.
En lo que al factor cultura se refiere, el ir al psicólogo en algunos países ha sido algo más que normal, de hecho, a los niños en estos países se les ha llevado siempre desde pequeñitos a las consultas de psicólogos como si de un médico de cabecera se tratase. En cuanto a los estereotipos, negar la evidencia ocultarlo. En nuestro país al menos, siempre “ir al psicólogo o al psiquiatra” se ha relacionado con que la persona que asistía a estos profesionales estaba “loca”. Sin embargo, hoy en día, por suerte, ir al psicólogo ya no es tan tabú, y algunos ya se atreven a decir que van al psicoterapeuta, que suena como "más fashion".
Pero creo que aún queda bastante para que muchos digan con normalidad que acuden a estos profesionales: psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas... No obstante, hoy, que alguien tenga un coach en su vida, suena cooll, cuando la misión creo que es la misma o ambas disciplinas tienen una misma finalidad. Es por ello, que cada vez que pienso en coaching o coaches, y en la mentalidad de la sociedad, me resulte un tema cuanto menos llamativo.
El fenómeno del coaching se inició hará dos años en Estados Unidos. Su origen proviene del mundo del deporte, un coach es un “entrenador”, el coach, (entrenador) ayudaba a los deportistas a obtener un óptimo rendimiento en su entrenamiento y competencia. Poco a poco el coach, reemplazó al psiquiatra. Los actuales deportistas triunfadores de alto rendimiento tienen su entrenador del deporte que practican y su coach personal.

El coaching, se ha extendido del área del deporte al de los negocios, y del de los negocios a otro sector como el existencial. Me explico mejor. Muchas son ya las personas que acuden a los coaches para ser más organizados, cambiar hábitos malsanos o recuperar un equilibrio personal. La tarea de los coaches es motivar y lograr resultados concretos en las personas, ya sea dentro del sector negocios o a nivel personal.

Siempre he pensado que nunca está de más asistir a una “cita con la vida”, como tildo yo a estas consultas con estos profesionales, es decir, acudir a un psicólogo o coach.
Es bueno que las personas acudamos a profesionales como estos para que nos orienten o hagan que creamos más en nosotros mismos de manera que uno se sienta día a día más realizado y satisfecho con su vida si cabe.

Lo esencial como no, es que la persona que acuda a estos profesionales sepan identificar claramente cuál es su problema, eso que les hace estar estancados o que les perturba. Que sepan que deben superar ciertas cosas para que aquello que quieren lograr se materialice. También, un coach o psicólogo es necesario en los cambios en la vida personal o profesionales de las personas, dado que todo cambio descoloca, o desubica al individuo.

El coach te permite que aquel libro que no has llegado a escribir nunca, aquella empresa que siempre quisiste montar pero que jamás diste el paso por miedo, que aquellos kilos que te quieres quitar te los quites, gracias a un plan bien estructurado y realista, con un análisis diario de tareas y un encuentro semanal para realizar un seguimiento de manera que puedan comprobarse los avances o retrasos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails