sábado, 9 de enero de 2010

El valor añadido no profesional, sino personal


Esta vez mi post va relacionado con el anterior, el que escribí el mismo día antes de la llegada de los Reyes Magos. He de reconocer, que tuvo un aire algo pesimista o desolador, pero en ocasiones la realidad conlleva a todo esto.

Pero vuelvo a ser la misma, a hablar del "valor añadido", aunque esta vez, del valor añadido no profesional, sino el valor añadido de voluntarios o de personas, es decir, ese valor tan estimable como es el de la solidaridad.

Ejemplos muchos... Por ejemplo la acción que ha realizado la Cruz Roja de cara a los reyes de este año, que ha repartido unos 2000 juguetes para unos 400 niños de Huesca. Durante unas semanas, la Cruz Roja durante el mes de diciembre recogió juguetes nuevos o de segunda mano de muchas familias que no los necesitaban... Bien por la Cruz Roja, y también por estas familias, que en vez de vender los juguetes para llevarse unos míseros euros mismamente en ebay o cualquier otro site de este tipo, los dió para los más necesitados: para que la ilusión de los niños que no iban a tener regalo de reyes no fuese solo ilusión sino que se hiciese realidad.

Como siempre, la recompensa para los voluntarios y trabajadores de la Cruz Roja la satisfacción de ver que los padres podrían poner algún regalo a sus hijos de parte de los Reyes Magos.

Y como no, otra acción solidaria, los RRMM que acuden a los hospitales a llevar regalos a estos que no viven una infancia como el resto. Esto ha sucedido en muchas partes de España, voluntarios disfrazados de sus majestades fueron a entregar los regalos a hospitales infantiles. Es el caso de Melchor, Gaspar y Baltasar que a las 10 de la mañana del 6 de enero llegaban en un camión de Bomberos al Hospital Materno-Infantil del Miguel Servet. Escalera en mano subieron hasta la tercera planta donde niños, médicos, familiares y el coro Amici Musicae esperaban con nervios e ilusión su llegada. Así en muchas comunidades autónomas, hospital por hospital,el Hospital Ernest Lluch de Calatayud; el de Alcañiz, el Obispo Polanco, en Teruel; el de Barbastro.

Pero no solo a a niños, también a mayores y a los que están trabajando en hospitales en servicios de emergencia, les visitaron sus majestades. Este fue el caso de el Centro Médico Rafael Guerra Méndez, donde los RRMM recorrieron las habitaciones donde se mantienen hospitalizados decenas de niños. También sus majestades entregaron más de 30 bolsas de regalo con obsequios a niños y adultos en los pisos de hospitalización y en los servicios de emergencia.
Pues bien parece ser que al menos, más padres que no podían comprar nada a sus niños han tenido la gran suerte de que existan personas voluntarias y organizaciones que realicen este tipo de acciones. De igual modo, enfermos adultos, y niños hospitalizados, también han recibido regalos por reyes este año.
Gracias a todos aquellos que hacéis todo esto. Sé que os satisface quizás más a vosotros, que a los que lo reciben, pero no obstante es un gran "valor añadido", un gran "valor" que tenéis. El de la solidaridad, y el trabajar por que un niño, o unos padres sonrían. Felicidades


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails