lunes, 28 de septiembre de 2009

Saber trabajar en equipo, y su valor en tiempo de crisis

Muchas son las empresas que hoy en dia dada la coyuntura económica actual en la que nos encontramos, se han visto obligadas a reducir costes, han visto que algunos de sus clientes habituales dejaban de serlo perdiendo ingresos, o han padecido alguna otra consecuencia similar por el momento económico que estamos atravesando.

Siempre he hablado en mis post del “valor añadido del trabajador” y de la importancia del “saber trabajar y poder trabajar en equipo”, por ello, en este nuevo post, quiero dar algunos consejos para aquellas empresas que se encuentran en crisis, de manera que puedan enfrentarse a la situación que viven basándose en el trabajo en equipo. Otro dia me dedicare a exponer otras soluciones de otra índole para que las empresas hagan frente a la crisis, pero hoy, dado que considero que el valor humano y la motivación de cada uno de los trabajadores, todos ellos, un equipo es fundamental, me centrare en como afrontar la crisis a través del trabajo en equipo.

Entre los consejos que voy a dar empiezo por el primero.

La importancia del coordinador o responsable de departamento para informar a sus empleados oficialmente sobre lo que esta sucediendo: seguramente, cada uno de los empleados de la empresa, se habrán visto afectados por la crisis y serán conscientes de la misma, de una u otra manera, mismamente por una posible reducción de personal que les haya afectado en lo que a su volumen de trabajo se refiere, o el clima de desmotivación o el desasosiego de algunos de sus compañeros a la hora de enfrentarse a sus tareas por ver que pese a ser validos se vienen abajo ante este clima de crisis , etc. Pero ahí es donde ha de intervenir el coordinador o responsable del departamento, para decir a su equipo, a sus empleados de manera oficial “que existe un problema, una crisis”, de manera que estos vean de manera palpable que no solo es una percepción suya, sino que también por parte de su responsable. Ahí se da el primer paso para solventar la crisis en las empresas, el trabajador no se siente solo, no cree estar loco o hundido por verse impotente a la hora de llevar sus cuentas, sino que ve que no solo lo siente el sino que lo siente su responsable y tiene la confianza para comentarlo y dar su apoyo de cara a solventarla.

Segundo consejo. Tras la actitud del coordinador o responsable del departamento, una vez que el departamento se siente aliviado por ver su implicación ante esta nueva situación que vive la empresa, el responsable o coordinador deberá fijar una estrategia junto con todo “su equipo” para que pese a que cada uno de ellos lleve distintas cuentas, este entero se organice para estar disponible y pueda ayudar al resto de sus compañeros cuando se pueda.

El coordinador deberá poner en comun con sus trabajadores la situación de crisis en la que se sienten resentidos cada una de las personas del departamento de manera que se establezcan prioridades de trabajo en cada cuenta, y que en el caso de que cada uno de los miembros del equipo no pueda con sus prioridades al llevar varias cuentas, el resto pueda echar siempre una mano.


Tras este planteamiento de crisis, de organización de cuentas por parte del coordinador o encargado de departamento, llega el trabajo en equipo, que no solo consiste en eso, en cumplir en equipo con lo que se ha estipulado previamente en las reuniones con el responsable, sino que consiste en el valor añadido que tenga cada uno de los miembros del equipo, es decir, en la motivación e implicación de cada uno, en el optimismo por volver a la normalidad, el sentimiento de unión de cada uno de ellos, porque la empresa la hace un equipo, un equipo con esas cualidades imprescindibles, implicación, entrar en desanimo y salir del mismo buscando retos y ayudando al resto.

Lo importante del trabajo en equipo es que unos se apoyen a los otros independientemente de las circunstancias, que se queden a un lado los problemas personales entre ellos, y que luchen por una misma causa. Lo importante del trabajo en equipo ya no es ayudar en las cuentas al otro, sino ayudarse entre ellos en los momentos de impotencia cuando uno quiere hacerlo todo y no ve salida o resultados. Un trabajo en equipo satisfactorio es la sinergia de luchar por una misma causa ayudando al resto de los compañeros a nivel laboral, y también ayudando al resto de los compañeros en los momentos de impotencia o hundimiento a través de una conversación en la máquina del café.


viernes, 18 de septiembre de 2009

¿Funcionario o implicado?

Con todos mis respetos a los funcionarios, he titulado así en esta ocasión mi blog. Todos sabemos que generalmente en España existe el "topicazo" o la expresión, sobre todo en las empresas privadas, de que cuando alguien no se implica, es decir, trabaja hasta su hora estipulada -se le cae el boli- pese a ser una empresa de servicios, y entra y sale a su horario pero no realiza sus tareas para dar el máximo de resultados o como se suele decir cumple su horario por cumplir sin implicarse, se suele denominar a esa persona como "funcionaria", es decir, que va a una empresa que le paga solo para cumplir con un horario y si hay suerte quizás ese día intenta dar algún resultado a sus clientes.

Pues bien, la pregunta de "¿Funcionario o Implicado? lanzada en el titular de este post, surge porque todos los que me seguís, sabéis que entre los temas que toco, algunos de ellos son los "valores añadidos de las empresas de servicios" cuyo secreto del éxito entre otros, se encuentra la implicación, y como no, si seguís mi blog, denuncio en ocasiones aquellos casos en los que las empresas deberían motivar más a sus empleados, ya no con incentivos económicos, sino por otros medios para que estén motivados, aunque desde mi punto de vista "la implicación de un profesional se lleva dentro".

¿Y diréis...? Pues sí, es cierto, suele escribir sobre estos temas además de la web 2.0 y comunicación... Pero también antes de comenzar a leer quizás os preguntéis el por qué ligo ¿Funcionario o implicado? al sector sanitario.

Como consultora de comunicación que soy, siempre hablo de comunicación, y de "implicación en todas las empresas", pero hoy en concreto quiero hablar de un tema de implicación del personal dentro del sector sanitario dado que un amigo me contó su experiencia y encontré un paralelismo y me ha pedido que como agradecimiento, dado que el no tiene otra vía, intentase hacer público su agradecimiento por la implicación de las personas que le han atendido cuando no estaba pasando uno de sus mejores momentos emocionales por ir de médico en médico sin saber lo que le pasaba.

Pues ahí voy a escribir este post, pero no porque me haya convencio mi amigo, sino porque considero que aunque hable de implicación en empresas, este es un caso, que "demuestra" la implicación de los profesionales que le atendieron, y que es un valor añadido visto desde el punto de vista "boca a boca", el paciente atendido e intervenido, salió satisfecho por su implicación, por lo que recomendará a ese médico y a su equipo en intervenciones y también porque en una empresa no solo es un valor añadido el ser un profesional, "repito", implicado, sino también ser seres humanos.

Mi amigo había ido a varios médicos en busca de una explicación a algo que le sucedía desde hacía tres meses y que no era normal. Al médico del aparato digestivo, le hicieron una endoscopia, al otorrino laringólogo, le hicieron una fibroscopia, y le hicieron análisis de sangre pero no encontraba explicación a los síntomas atípicos que tenía. Ya no era algo físico, dado que sus síntomas eran diarios, y ya en los tres meses que había ido a médicos y que no le habían podido decir su por qué de esos síntomas que le alarmaban, ya estaba acostumbrado, pero sí era algo psicológico, "la incertidumbre", "la desorientación" y más cuando tienes estos síntomas le provocaban mucho estrés, de vez en cuando sentimientos de tristeza, y pensaba que llegaría un momento en que si no daban con lo que tenía se volvería loco.

Tras la fibroscopia, el otorrino laringólogo, al ver que en esa prueba se descartaban que sus síntomas fuesen provocados por alguna presencia extraña de boca a cuerdas vocales, le remitió a que un neumólogo le realizase una broncoscopia.

Según él me comentaba... se decía "otro médico más" y que sentía el deseo de que le diesen un diagnóstico para no llegar a volverse más loco de lo que está (esto es aportación mía).

El caso es que fue a un neumólogo, al primero que encontró, no tenía referencias de ninguno, y quería cuanto antes hacerse la prueba para salir de dudas. Una vez en la sala de espera de la consulta, una señora que también estaba esperando, le preguntó que si había ido alguna vez a ese doctor, y mi amigo respondió que no. Allí la señora le dijo que ella sí, y que era un doctor "muy implicado", literalmente me dijo mi amigo, hasta tal punto, que ella que había padecido tuberculosis, el médico se encargaba de llamarla por las noches para ver qué tal estaba, y que en ocasiones, cuando tuvo alguna duda durante su tratamiento, el médico que le había dado su móvil, -a mi amigo le pareció extraño que un médico de su móvil a sus pacientes-, le llamó una vez sin saber que estaba en un congreso, y que le dijo que en un cuarto de hora, en cuanto saliese del congreso la llamaba, y así fue.

Mi amigo ahora no, porque me ha contado que este médico le ha demostrado su implicación, al principio, se mostró muy excéptico, y pensó en el momento que sería algún familiar, amiga de algún familiar que iba recomendando a este neumólogo y diciendo mil maravillas sobre su implicación. Luego, y por eso escribo este post, me comentó que se equivocó, que la implicación de este médico "voluntaria" había sido así, y que la de su equipo que le atendió durante su broncospia realizada en urgencias en el sanatorio San Francisco de así, también había sido más que palpable.

Simplificando, el neumólogo no solo le atendió con amabilidad, y no como un funcionario, "paso consulta" y dinerito ganado, sino que aportó su valor añadido sin que él se lo pidiese "le explicó todo lo que él por lo bajo se preguntaba" sin habérselo pedido. En este caso, otro profesional, le hubiera dicho broncoscopia remitida por el otorrino laringólogo, te la firmo, te hago unas preguntitas de rigor, y punto. Pues bien, además de esto le dio su móvil, y le dijo que para cualquier cosa antes de la intervención no dudase si no le localizaba en el teléfono de la clínica en llamarle al móvil (implicación=valor añadido).

Y así fue, para broncoscopias, se han de pedir autorizaciones previas, y mi amigo tenía algunas dudas sobre esto, y al ver que no podía localizar al doctor en la consulta llamó a su neumólogo, el Doctor Ignacio Sánchez Hernandez, al móvil -quedaban dos días para su broncoscopia- el resultado fue que no solo se lo cogió, sino que le atendió más que correctamente y añadió, "tu llamamé para lo que necesites, no te preocupes, para eso estoy".

Esta es la parte de la implicación de un médico, valor añadido para él (dado que el boca a boca o las referencias merecidas por su implicación le sirven para aumentar su cartera de clientes, si en este sector se puede llamar así, yo diría de pacientes) y un valor añadido para el paciente, que en términos generales de empresa sería para el cliente.

Para abreviar, también mi amigo resaltaba, la implicación del equipo del Sanatorio San Francisco de Asís, que le asistió en la intervención (anestesista, enfermera...). Estaba muerto de miedo. Nunca le habían hecho firmar un folio y medio redactado de manera muy formal en el que se repetía en tres párrafos que había un riesgo mínimo de muerte durante la intervención, y no sólo eso, sino que se describían los posibles riesgos que podría tener el paciente (riesgos graves) durante la misma. De hecho me comentaba mi amigo con sentido del humor, que al final del folio donde tenía que firmar, había una frase que traducida para que nos entendamos, decía "así que, si te quieres echar atrás, es tu oportunidad para que no firmes y te sometas a la intervención".

Firmó. "Pa lante como los de Alicante", eso sí nerviosímo antes de entrar a la sala, e intentando que no se le notase. Y tras la intervención en me volvía a contar cómo se había sentido, y por eso lo relaciono con la implicación. Sedación de faringe, traquea y bronquios, además de garganta, te meten un tubo, piensas en el papel firmado, en tus seres queridos, pero el anestesista y persona que le realizó la intervención, dado que estaba despierto, eso sí, me decía "con los ojos cerrados", no sólo le hacía la prueba, "su trabajo", sino que intentaba dialogar con él, le explicaba cosas, y evitaba sin que el se diese cuenta en el momento, que pensase tanto en lo que le estaban haciendo. Y ya la última implicación, y por tanto valor añadido, la enfermera, que estaba a su derecha, y que quizás en su contrato pone "dar la mano al paciente durante la intervención para evitar que se altere", pero mi amigo me comentaba, que pese a tener los ojos cerrados, pero estar despierto, la enfermera le cogía la mano derecha, "justo" cuando más dolorosa era la intervención, pese a la sedación, y "justo" cuando más nervioso estaba sin expresarlo, no solo cogiéndole la mano, sino transmitiéndole tranquilidad apretándosela, acariciándosela, etc.

Termino, y creo que he hecho bien en este caso de contar todo esto que le ha pasado a mi amigo, porque le he hecho un favor a él, y es que en este humilde blog, quede su agradecimiento, y también porque es un "caso de implicación", en este caso del sector sanitario, pero que se puede trasladar a muchas empresas de servicio, de manera que en este blog he vuelto a dejar patente, que la "implicación", es un valor añadido. Estoy segura, de que si a mi amigo le preguntan sobre un neumólogo, dará referencias de este. La implicación desde mi punto de vista, no es ejercer tu trabajo de 08:00 a 18:00h, sino darlo todo por tus clientes, y sobre todo si se mezcla con humanidad, como en este caso, ya es todo un éxito el valor añadido que puede conllevar ésta.



viernes, 4 de septiembre de 2009

La importancia de la Comunicación interna

La Comunicación interna, "siempre" ha sido importante, pero las compañías siempre la han dejado generalmente, apartada o relegada basándose tan solo en la "comunicación externa".

Desde mi punto de vista la comunicación interna dentro de una compañía es "esencial", los trabajadores de las mismas, son los pilares, los que dan márgenes de rentabilidad a las empresas, y deben estar informados a través de una "comunicación interna" de todo lo acontecido en su compañía evitando todo tipo de "rumorologías", y sintiéndose implicados a través de la información que una empresa emite a sus empleados.

Si que es cierto, que para una óptima comunicación, es preciso, la externa y la interna. Pero dado que estoy hablando sobre la comunicación interna, os diré algunos de los puntos que considero, benefician en el fondo a una empresa.

Como os decía, "evita la rumorología". Esto suele suceder cuando se habla de que un departamento va a desaparecer o que se esperan despidos, etc... Para ello hay que comunicar, porque dado que la "rumorología" como todo rumor, se tergiversa, es preciso que se aclaren todo este tipo de informaciones tergiversadas por el boca a boca de los empleados y que estén informados adecuadamente.

En este caso, cuando esta "rumorología" es negativa, "despidos", cambios de departamentos con bajada de salarios, etc, es preciso preparar unos "mensajes de crisis" de manera que se informe pero sin alarmar a los empleados.

Por otro lado, otro de los beneficios de la comunicación interna es que el trabajador se siente no "uno entre mil", sino que se siente un empleado con un derecho más, "derecho a estar informado".

La comunicación interna, no solo evita la rumorología, sino que "solapa crisis" o situaciones de las entidades, en las que se ha de definir estructuras o jerarquías, cambios de puestos, etc cuando estos son problemáticos o polémicos ...

En definitiva, la comunicación interna crea motivación laboral y consecuentemente repercusión en los resultados financieros de las empresa, aporta calidad de un clima laboral que suele evitar conflictos entre trabajadores, dado que con mensajes de crisis y una información adecuada y como no veraz, las compañías implican a sus trabajadores y aclaran todo tipo de "rumorologías".


Related Posts with Thumbnails