viernes, 29 de mayo de 2009

Como conseguir una buena reputación corporativa

La reputación es una de las cualidades más importantes de un ser humano. Esto mismo sucede con la reputación de las empresas, siendo esta la que marca la excelencia de la misma. La reputación en nuestro día a día siempre ha estado unida al cumplimiento, al compromiso y cumplimiento de la palabra de cada persona, y la reputación de las empresas está íntimamente ligada al comportamiento y compromiso corporativo y de estos depende la misma.

Para que se pueda conseguir una buena reputación corporativa, es preciso que la empresa previamente consiga una excelente imagen. Para ello, para conseguir una excelente imagen, es preciso, que la política de la empresa sea la adecuada llegando a posicionarse de tal forma que luego pueda comunicarse de manera eficaz creando la reputación deseada.

Si una empresa quiere dar una buena imagen, o una imagen excelente al exterior, deberá empezar por el “interior”. Vuelvo a mi premisa de siempre, en la organización empresarial o gestión empresarial siempre encontramos paralelismos con la psicología, “para que una persona quiera que las personas le vean bien, o le acepten, antes deberá verse bien ella, y aceptarse”. En este caso, la empresa, deberá cuidarse mucho, y empezar porque le vean bien sus empleados, a gestionar parte de sus recursos para el bienestar de sus empleados y para potenciar los resultados entre departamentos de manera que la organización de la compañía y el crecimiento de la misma vayan en paralelo y esta sea cada vez más competitiva marcando un diferencial entre el resto.

La empresa debe marcar siempre un valor diferencial frente al resto, de lo contrario, pese a tener reputación, no tendrá una identidad que le diferencie de las demás, por lo que no será líder entre las demás.

Que una empresa logre una organización interna sólida entre departamentos, un valor añadido que le lleve al liderazgo, no es sencillo. Construir todos estos valores para llegar a una sólida reputación conlleva que la empresa trace seriamente un plan que sea revisado periódicamente, que se comprometa a llevarlo a cabo, y que sobre todo, no se marque metas a largo plazo, sino que se marque metas a corto plazo: “siempre las metas a corto plazo han sido más efectivas, y al final te llevan a donde quieres”.

Una vez establecidos los objetivos para que la empresa pueda llegar a tener una imagen excelente o una gran reputación, es preciso cumplir con las obligaciones que la empresa se ha marcado. Y vuelvo a mi tema favorito y creo que fundamental: los clientes. Los clientes en este caso no tienen ninguna “obligación” de aportar a la empresa ninguna reputación, pero si realmente la empresa es coherente con sus servicios, y les ofrece un servicio integral y coherente con sus compromisos, segurísimo, que el cliente, será un actor más que “colaborará” en esa cadena esencial para que se de la reputación corporativa a través del boca a boca.

Asimismo, tras las bases sólidas de una buena organización empresarial de manera que repercuta en buenos servicios para el cliente y también el bienestar de los empleados, es preciso que para una buena reputación empresarial las empresas estas se involucren con la contribución en la Responsabilidad Social Corporativa, contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y valorativa y su valor añadido.

Finalmente, junto con estas recomendaciones para conseguir una imagen corporativa excelente una vez que la organización, los resultados, el valor añadido o diferencial estén asentados en la compañía, es fundamental, realizar una labor de comunicación interna de manera que los empleados y clientes sean los primeros en estar informados sobre los cambios, novedades y éxitos de la compañía. Reitero, “primero se ha de realizar una comunicación interna” para que estos estén informados. “No nos confundamos” no se debe hacer comunicación externa antes que interna ni con informaciones exitosas ni no exitosas en las compañías. Esto no es que pueda conllevar, sino que “siempre” conlleva a que los empleados, o clientes, se lleven las manos a la cabeza por enterarse a través de los medios y “no de la compañía” de noticias que desconocían generando malestar en el caso de que sean negativas, y sintiéndose fuera de la empresa, en el caso de que sean positivas.

Eso, sí, una vez utilizado el recurso de la comunicación interna, la comunicación externa es fundamental, dado que es más que conveniente, que la empresa se posicione como referente del sector y como no, dado que ha conseguido ese valor añadido como líder consiga esa reputación en los medios.

martes, 26 de mayo de 2009

Cómo aprovechar las redes sociales

Debido al gran avance de las redes sociales, y al abanico de posibilidades que estas ofrecen a las empresas para intercambiar información sobre sus servicios o productos, muchas de ellas se ven abrumadas y no saben cómo actuar. No solo basta con escribir post en un blog corporativo, crear una web en una red social o una comunidad en Internet, sino que el secreto estriba en cómo iniciar esto, y en cómo establecer la llamada estrategia social para que las empresas entren activamente en los Social Media.

Como todo proyecto que se emprende, dependiendo de cómo se planteen los objetivos, el éxito de las acciones será mayor o menor. Entre los objetivos más destacados a la hora de marcar estrategias sociales destacan cinco comunes que siempre han estado presentes en los departamentos tradicionales de las empresas con la única diferencia o el único añadido que incluye la WEB 2.0 “estrechar mucho más la relación con los clientes y aumentar la comunicación”.

Las empresas deben aprovechar las redes sociales para realizar estudios de mercado y entender mejor a los clientes. Gracias a estos análisis y las deducciones sacadas de los clientes sobre los productos y servicios de una empresa, la entidad podrá de manera autocrítica desarrollar nuevas soluciones o productos más atractivos. De igual modo, en las redes sociales es preciso hacerse oír, estar presente en todas aquellas conversaciones de nuestro sector de manera que la marca de nuestra empresa quede bien posicionada y vaya de boca en boca. Asimismo, que una empresa implante las herramientas que la web 2.0 pone a nuestra disposición también a disposición de sus clientes para su apoyo y facilitarles su trabajo es un valor añadido que repercutirá en la empresa, identificándola como empresa innovadora, moderna y al servicio de sus clientes.

Algunos datos sobre las redes sociales y las empresas:

Más del 75 % de las empresas en todo el mundo admite que las redes sociales entrarán en su negocio de forma oculta si no se gestionan de manera pro-activa.

El 90% de las empresas entienden que la próxima generación de trabajadores utilizarán las redes sociales en el lugar de trabajo.

El 66% de las empresas que ya han adoptado tecnologías Social Media respondieron que ven una mayor satisfacción de los clientes a partir de la adopción de estas herramientas.

El 64 % de las organizaciones que las utilizan, han experimentado una mejor reputación en el mercado.

El 67% de las empresas que tienen medios sociales en su estrategia pueden relacionar, con datos directos, un incremento en ventas tras su utilización.

lunes, 25 de mayo de 2009

Javier Celaya publica su libro "La empresa en la Web 2.0"


Javier Celaya ha publicado su libro "La empresa en la Web 2.0", libro que os recomiendo y que habla sobre cómo las nuevas tecnologías sociales han irrumpido en nuestra vida diaria ya no solo a nivel personal sino también a nivel profesional.

Redes profesionales como LinkedIn o Xing, redes de ocio como Facebook o Tuenti, weblogs, wikis, podcasts... están creando nuevas dinámicas de trabajo, nuevas interacciones sociales que no sólo informan sino que incluso motivan decisiones de compra.

Mientras que millones de consumidores son ya usuarios activos de estas nuevas tecnologías, pocas empresas tienen un claro conocimiento sobre las mismas, los beneficios que generan y cómo incorporarlas en sus estrategias de marketing y comunicación. Escuchar y, sobre todo, conversar y relacionarse con los clientes a través de las nuevas tecnologías supone una transformación total de la cultura corporativa de la empresa, lo que muchos consideran como una gran odisea.

La empresa en la Web 2.0 sumerge al lector en el concepto de la web social a la vez que determina las implicaciones que puede tener en el modelo de negocio futuro. El objetivo de esta publicación es conseguir sacar el mayor partido a esta gran plataforma y conversación que es Internet para mejorar la visibilidad y posicionamiento de una organización, o empresa e incorporar este concepto a la futura estrategia de marketing y comunicación y alinear la política organizativa y de recursos humanos con la nueva era de las redes sociales.


viernes, 22 de mayo de 2009

Cómo favorecer la comunicación a través de la WEB 2.0


Y vengo yo, a hablar, de cómo favorecer la comunicación a través de las herramientas que nos ofrece la WEB 2.0, sin ser una gurú de estos temas. Pero en fin, aunque no me considero de las más experta, sí creo que puedo desde mi blog ofreceros algunos consejos sobre cómo potenciar la comunicación de vuestras empresas a través de la WEB 2.0.
Lo primero es tener claro el mensaje que se va a lanzar, de manera que se pueda organizar toda la información de manera sencilla en el blog de la entidad y en la web de la misma.
El usuario no debe de encontrarse con sobrecarga de información, "es internet", internet es una herramienta en la que la información fluye rápido, se genera rápido, se lee la información de un vistazo y en cuanto una web es aburrida o enfarragosa, con solo dar un clic perdemos la conexión con nuestro potencial cliente.
Los mensajes que se han de lanzar y organizar son aquellos que identifiquen a la empresa y que muestren su valor añadido, siempre que estos mensajes busquen y persigan el valor que quiere encontrar el usuario en su web. Asimismo, una web o blog corporativo, debe ser de estilo legible y funcional evitando que el usuario deba realizar varios "ejercicios de muñeca" apretando el ratón y clickeando para conseguir llegar hasta la información que desea.
En una web de empresa o blog corporativo, "prohibidísimo" dejárselo al becario de turno. Los artículos que vayan firmados, y todas aquellas apariciones han de ser de profesionales. La imagen de la empresa se evidencia en estas herramientas de comunicación, lo que implica que el equipo de la misma debe mostrarse participativo en ellas y difundir información profesional y de calidad de manera que la empresa sea referente de su modelo de negocio de manera seria y especializada.

Tendremos que estudiar a quiénes estamos lanzando nuestros mensajes, y no solo deberemos estudiar su perfil, sino también analizar aquellas webs o blogs externos en los que podemos vincular nuestra web o blog corporativo de manera que se facilite el tráfico o las visitas a los mismos.

La empresa debe mostrar una aptitud abierta ante los usuarios a los que se dirige, por lo que en ningún momento estaría bien visto no permitir a los visitantes opinar ni enriquecer los artículos publicados en los blogs corporativos, dado que la entidad estaría dando una imagen poco constructiva y de censura.

Un blog de una entidad siempre ha de ser participativo, por lo que no solo ha de contar con la opinión de sus usuarios, sino que se les debe ofrecer la posibilidad de las RSS, ofreciéndoles suscribirse a a nuestros contenidos, al igual que la creación de una comunidad de seguidores.
Y por último la innovación. Una web o un blog sin innovación, no llamará la atención, ni atraerá la atención de usuarios que pueden convertirse en potenciales clientes nuestros, por lo que es preciso ser ingeniosos y no quedarse en lo básico.
Junto a la innovación, el factor sorpresa es fundamental. Las newsletters enviadas en las que se anuncia algún evento, concurso, utilizando campañas teaser generan muchas entradas en nuestra webs y blogs corporativos. Cada vez es preciso que las webs de las empresas vayan acompañadas de elementos en los que los usuarios puedan participar e interactuar de manera que se vean implicados en las mismas.

Y para finalizar, como no, el boca a boca, boca a oreja o como lo tildaría yo en este caso el mensaje a mensaje. Cada vez debemos utilizar más las redes sociales, bitácoras, foros y comunidades para lanzar contenidos o mensajes sobre nuestra empresa de manera que estos vayan difundiéndose de manera muy solapada y sutil.
Si seguimos estas pequeñas pautas y consejos a la hora de llevar nuestra comunicación, y utilizamos estas pocas herramientas que nos cede la WEB 2.0 seguro que conseguiremos potenciar la comunicación de nuestra empresa de manera eficaz.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Claves hacia el éxito en una empresa

Para tener éxito en una empresa, es preciso de vez en cuando comenzar desde cero y hacer una revisión de uno mismo, ver aquellos puntos en los que fallamos, aquellos en los que deberíamos mejorar o potenciar, y cómo no, también ser conscientes de cuáles son nuestras grandes virtudes de manera que podamos explotarlas al máximo.

Si no somos capaces de mirarnos a nosotros mismos y de ver lo negativo jamás podremos gestionar nuestro talento de manera que podamos hacer las cosas de una manera distinta para potenciar nuestro éxito ya sea a nivel personal o profesional.

Si nuestra intención es llegar a ascender dentro de nuestro puesto de trabajo, deberemos cumplir como el que más, y predicar con el ejemplo. De igual modo, una de las cualidades más apreciadas en una empresa es que el trabajador sea comunicativo e informe de manera eficiente de todas sus gestiones, del porqué y de cuál es el valor que estas aportan, que en el fondo, es lo único que a una empresa interesa.

Que las cosas se comiencen a realizar de una nueva forma en la empresa, no es inconveniente dentro de un departamento o empresa, siempre que el empleado previamente haya trazado un plan o un estudio previo y este vaya acompañado de resultados. Lo verdaderamente importante es que la empresa sepa que el empleado se preocupa por solucionar y resolver situaciones de crisis y vea que es capaz de gestionar proyectos en el menor tiempo posible de manera satisfactoria.

El éxito se consigue “escuchando”, siempre teniendo muy en cuenta que “escuchar no es lo mismo que oír”, nada, nada parecido, nada, nada, que ver. Escuchar, conlleva a la comunicación, es decir a una situación bidireccional, no a un monólogo, es decir a un intento de entendimiento, a un diálogo en el que se intercambian conocimientos y aportaciones para poder llegar a distintas o a una conclusión.

Para ser líder, o tener éxito en una empresa, es preciso que la persona siempre tenga claros sus objetivos, una persona sin objetivos, no tiene un rumbo, por lo que no llegará nunca a nada. De estar vinculados los objetivos con los de la empresa al estar estos unidos con la política, imagen y estrategias de la misma no solo estos reportarán beneficios a la compañía sino que a la vez el empleado verá cómo su éxito profesional se verá recompesado.

Pero lo importante a nivel profesional, al igual que a nivel personal, es ser coherente con los objetivos de uno mismo, con lo que uno dice y hace, dado que de esta manera, la persona, no solo ganará el respeto, la confianza y seriedad de los demás.

Y no olvidemos que, en este camino hacia el éxito, e incluso cuando hayamos encontrado el éxito, el éxito siempre estará en SEGUIR APRENDIENDO Y ESCUCHANDO, en saber que nunca seremos autosuficientes, y que la humildad en esta vida es lo más bonito que existe junto al saber decir “gracias”.

martes, 19 de mayo de 2009

Sin periódicos no hay periodismo

Acuño la frase de Pedro J. Ramirez, director de Unidad Editorial, quien participó como ponente el pasado lunes en el congreso anual celebrado por GOOGLE en Zeitgeist.

Sobre la mesa, debates recurrentes como la supervivencia de las ediciones impresas de los periódicos o la posibilidad de cobrar por los contenidos de las ediciones digitales.
Con las palabras de el director de EL MUNDO se despertó una fuerte ovación cuando cargó contra la compañía organizadora, a la que acusó de esquilmar el futuro de las empresas periodísticas a base de agregar sin pagar contenidos ajenos. "Los piratas no son los usuarios, son los agregadores", afirmó, "porque mi convicción es que es imposible separar el futuro del periodismo del futuro de los periódicos". Y añadió: "Sin periódicos que hagan beneficios operando en distintos soportes no habrá periodismo de calidad y esto será una pérdida muy grave para la democracia".
Considero que en pleno siglo XXI es indispensable para la comunicación la WEB 2.0, pero estoy con Pedro J Ramirez, en que "sin periódicos no hay periodismo".

jueves, 14 de mayo de 2009

Servicio integral del cliente

Por fin, por fin tras siete días sin escribir en el blog puedo sacar un ratito para trazar unas líneas. He tenido una semana frenética, no de las más frenéticas, pero sí algo movidita. Mientras, entre llamada y llamada a medios, idas y venidas al IFEMA, y a algún otro evento más, pensaba que pasaban los días y mi blog seguía desactualizándose, pesa a que tenía unas ganas horrorosas de informaros sobre novedades del sector y mis impresiones.
Este querer y no poder, no es que me haya hecho reflexionar, pero sí me ha hecho pensar en el tema sobre el que escribiría hoy, que será sobre EL CONSULTOR.
Y es que el consultor de comunicación, no tiene horarios, es como un mago que en ocasiones ha de estar en todas partes al mismo tiempo sin saber como para gestionar varias cosas a la vez de varios clientes, y que por muchas gestiones que haga o contactos que tenga, los resultados quizás no se corresponden con el tiempo invertido, sino que son más a largo tiempo.
El consultor se debe al cliente. Si un cliente llama al consultor un sabado pese ya haberse preparado con este durante la semana un discurso para una rueda de prensa porque necesita repasarlo, el consultor deberá estar disponible. Un buen consultor deberá darle un servicio íntegro al cliente.
Unos documentos con los mensajes que ha de lanzar el cliente, o con el posicionamiento que ha de mostrar, por mucho que el consultor se haya reunido con el cliente durante la semana previa, si el sábado antes de la rueda de prensa, el cliente se muestra inseguro o necesita del consultor, no sirven de nada, ni tienen utilidad, por lo que solo son mensajes o folios inservibles.
El buen consultor debe estar a su lado en el caso de que este necesite su ayuda, porque la comunicación no son mensajes escritos solo, sino que es algo más, y el consultor ha de asesorar y estar al lado del cliente y darle todo este tipo de servicios si en realidad quiere ser un buen consultor.
También se puede ser consultor enviando unos documentos para una rueda de prensa con los mensajes o el discurso para la misma por email, aclarar las dudas en una reunión durante la semana con el cliente, y que cuando te llame el sábado, te excuses con tu cliente comentándoles que no puedes. En este caso, serás un buen consultor, pero también es cierto, que no le estarás dando a tu cliente un servicio integral ni un servicio completo, por lo que desde mi punto de vista no serás el consultor que todo cliente quiere, por tanto, un buen consultor.
Siempre me remito a lo mismo, ser un buen consultor de comunicación consiste desde en colocarle bien la corbata a tu cliente en cualquier acto al que acuda y haya medios de comunicación hasta en cuidar todos los mensajes que lance a los medios y gestos que haga ante las cámaras o en todas lar ruedas de prensa. Es orientarle sobre cuando es conveniente tener más o menos apariciones y las razones y proponerle siempre acciones nuevas de manera que puedan favorecerle.
En definitiva, el mensaje en realidad no es que para ser un buen consultor se deba trabajar los sábados, sino que este debe implicarse al máximo con el cliente y ofreciéndole toda su experiencia en el sector.

jueves, 7 de mayo de 2009

Adaptarse para el marketing del futuro


A lo largo de la historia el marketing ha ido evolucionando al igual que la medicina, las tendencias artísticas, o cualquier otra ciencia. Pero si que es cierto que el marketing actual evoluciona a pasos agigantados. Siempre en el marketing ha estado muy presente la figura del cliente, y cada vez salían nuevos protocolos o consejos, pero siempre la relación era de cliente a consultor y de consultor a cliente. Siendo ahora diferente, y la relación del cliente más abierta con grupos sociales u otros segmentos de la población que le permiten una mayor interactividad gracias a las nuevas tecnologías.


El Marketing no cambiará, sino que como decía al principio evolucionará, y por tanto las empresas, deberán adaptarse a los cambios que se están o se irán produciendo, que desde mi punto de vista, es lo dificil, dado que todo cambio y adaptación siempre es complicado, y estamos acostumbrados a actuar conforme a un patrón establecido.

Ya no será suficiente concentrarse en el cliente, sino que surgirán dentro del marketing, de las empresas, nuevos actores, y nuevos grupos de interés, actores a los que también deberemos cuidar. Todos aquellos grupos de interés, aquellos nuevos interlocutores de nuestra empresa, directa o indirectamente relacionados, deberán ser tratados correctamente, tal y como si fuesen un cliente. Por ello, deberemos considerar a los denominados stakeholders, es decir, influenciadores positivos o negativos de nuestra empresa, como grupo de interés para nuestra empresa y trazar un plan de actuación como si de un cliente se tratara de manera que sus mensajes no nos perjudiquen.

Un análisis de stakeholders siempre debe ir de la mano de una buena identificación y seguimiento de riesgos, ya que los stakeholders pueden representar amenzas y/u oportunidades para el proyecto durante todo su ciclo de vida.Estos son los que determinarán en definitiva el éxito de nuestra gestión por su capacidad de influencia.

La implicación de estos grupos en el éxito de nuestras campañas de Marketing hará imprescindible su análisis, la ponderación de su poder en función de las circunstancias y la evaluación de los puntos fuertes y débiles de la entidad respecto a ellos.

Con ellos por tanto, se deberán crear alianzas y llegar a un diálogo tras un conocimiento previo de sus expectativas e intereses.

Para que una empresas hoy en día y en el futuro tenga éxito, deberá cuidar mucho y analizar los mensajes difundidos en la Web 2.0, creando alianzas los stakeholders de manera que pueda trazar estrategias de comunicación ya no solo internas, sino también externas, que cuiden y velen por los mensajes que puedan difundirse en la WEB 2.0, porque recordemos, cada vez el cliente posee más información y las nuevas tecnologías le permiten una mayor interactividad que antes no existía.

martes, 5 de mayo de 2009

La Web 3.0 está al llegar


Cuando la WEB 2.0 -contenido creado o seleccionado por los usuarios para los usuarios- está más que implantada en nuestro país, y los que nos hemos interesado ya estamos haciendo uso de ella para sacar todos sus beneficios en lo que a sus servicios se refiere, ya aparecen titulares anunciando que la WEB 3.0 o lo que es lo mismo, la web semántica está muy cerca.
¿pero qué ventajas ofrecerá la WEB 3.0?
Por el momento, dado que aún no es una realidad, no se puede hablar de manera tangible de ventajas como tal, pero sí de que la interpretación semántica automátizada de sus contenidos web junto con el uso de inteligencia artificial será clave para sacar el mayor partido de Internet beneficiando a todas aquellas compañías y administraciones públicas que ofrezcan servicios de atención al cliente. Según los expertos, “ya no navegaremos o buscaremos en Internet, sino que hablaremos con Internet e Internet estará a nuestro propio servicio”.

Con la WEB 3.0, los buscadores tradicionales desaparecerán y serán sustituidos por software que comprende lo que estamos buscando, más allá de las palabras clave que utilicemos, que recuerdan nuestros intereses y el contexto en el que trabajamos, convirtiéndose Internet en una auténtica red neuronal de conocimiento y servicios.

El diseño de las webs 3.0 será un diseño inteligente, capaz de entender su propio contenido, de gestionarlo y de conectarse con otras páginas que estén relacionadas con el tema, de forma automática.

El problema hasta el momento, venía dado por el código unilateral incluido en los productos de los fabricantes de software, por la incompatibilidad con algunos navegadores, siendo algunas etiquetas de html incompatibles y este el origen del problema para los propios diseñadores web, que tenían que comprobar el navegador empleado por el usuario para adaptar el código o bien decantarse por uno de ellos e indicar en las páginas qué programa debía ser utilizado para verlas correctamente.

HTML 5 resultará mucho más fácil estructurar dichos documentos gracias a cinco nuevos elementos que son: header, section, article, nav y footer.
Aquellos que ya estamos medio inmersos en la Web 2.0 preparémosnos para la llegada la Web 3.0 y aquellos que aún no se han sumergido en la Web 3.0 rápido a contextualizarse con la Web 2.0 que ya llega en nada la Web 3.0.
Related Posts with Thumbnails