miércoles, 20 de mayo de 2009

Claves hacia el éxito en una empresa

Para tener éxito en una empresa, es preciso de vez en cuando comenzar desde cero y hacer una revisión de uno mismo, ver aquellos puntos en los que fallamos, aquellos en los que deberíamos mejorar o potenciar, y cómo no, también ser conscientes de cuáles son nuestras grandes virtudes de manera que podamos explotarlas al máximo.

Si no somos capaces de mirarnos a nosotros mismos y de ver lo negativo jamás podremos gestionar nuestro talento de manera que podamos hacer las cosas de una manera distinta para potenciar nuestro éxito ya sea a nivel personal o profesional.

Si nuestra intención es llegar a ascender dentro de nuestro puesto de trabajo, deberemos cumplir como el que más, y predicar con el ejemplo. De igual modo, una de las cualidades más apreciadas en una empresa es que el trabajador sea comunicativo e informe de manera eficiente de todas sus gestiones, del porqué y de cuál es el valor que estas aportan, que en el fondo, es lo único que a una empresa interesa.

Que las cosas se comiencen a realizar de una nueva forma en la empresa, no es inconveniente dentro de un departamento o empresa, siempre que el empleado previamente haya trazado un plan o un estudio previo y este vaya acompañado de resultados. Lo verdaderamente importante es que la empresa sepa que el empleado se preocupa por solucionar y resolver situaciones de crisis y vea que es capaz de gestionar proyectos en el menor tiempo posible de manera satisfactoria.

El éxito se consigue “escuchando”, siempre teniendo muy en cuenta que “escuchar no es lo mismo que oír”, nada, nada parecido, nada, nada, que ver. Escuchar, conlleva a la comunicación, es decir a una situación bidireccional, no a un monólogo, es decir a un intento de entendimiento, a un diálogo en el que se intercambian conocimientos y aportaciones para poder llegar a distintas o a una conclusión.

Para ser líder, o tener éxito en una empresa, es preciso que la persona siempre tenga claros sus objetivos, una persona sin objetivos, no tiene un rumbo, por lo que no llegará nunca a nada. De estar vinculados los objetivos con los de la empresa al estar estos unidos con la política, imagen y estrategias de la misma no solo estos reportarán beneficios a la compañía sino que a la vez el empleado verá cómo su éxito profesional se verá recompesado.

Pero lo importante a nivel profesional, al igual que a nivel personal, es ser coherente con los objetivos de uno mismo, con lo que uno dice y hace, dado que de esta manera, la persona, no solo ganará el respeto, la confianza y seriedad de los demás.

Y no olvidemos que, en este camino hacia el éxito, e incluso cuando hayamos encontrado el éxito, el éxito siempre estará en SEGUIR APRENDIENDO Y ESCUCHANDO, en saber que nunca seremos autosuficientes, y que la humildad en esta vida es lo más bonito que existe junto al saber decir “gracias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails